Men√ļ Cerrar

Blockchain 3.0, El Futuro

La cadena de bloques Bitcoin se considera generalmente como la cadena de bloques original, ya que es la primera implementaci√≥n de una nueva tecnolog√≠a que se describe com√ļnmente hoy en d√≠a como tecnolog√≠a de libro mayor distribuido (DLT). El nacimiento de la cadena de bloques Bitcoin 1.0 fue seguido por la versi√≥n programable Ethereum como la cadena de bloques 2.0 y pronto la tercera generaci√≥n, la cadena de bloques 3.0 en forma de IOTA, Nano, o Hashgraph. La divisi√≥n del desarrollo en estas etapas individuales es una simplificaci√≥n, porque la √ļltima generaci√≥n de la tecnolog√≠a de la cadena de bloques ni siquiera se caracteriza adecuadamente como una cadena de bloques. M√°s bien, la palabra clave aqu√≠ es DAG o gr√°fico a c√≠clico dirigido. Los proyectos basados en esta tecnolog√≠a no son realmente cadenas de bloqueo. En cambio, IOTA, Nano, y Byteball son descritos como conceptos de post-bloqueo. Pero, ¬Ņpor qu√© los inversores y los usuarios de cadenas de bloqueo deben sustituir la tecnolog√≠a original de cadenas de bloqueo por una nueva “variante DLT”?

La aparente debilidad de las cadenas de bloques actuales

En teor√≠a, la tecnolog√≠a de cadenas de bloques de primera y segunda generaci√≥n ya ha puesto el mundo patas arriba. Parece que no hay casi ning√ļn campo que no pueda ser cambiado fundamentalmente por blockchain. En la pr√°ctica, sin embargo, la situaci√≥n ha sido algo diferente.

Actualmente, las cadenas de bloques como las de Bitcoin y Ethereum están sujetas a una restricción no resuelta: hasta la fecha, no han logrado un éxito sustancial de escalado. Esto significa que todos estos protocolos de cadena de bloques están limitados en términos de rendimiento y velocidad de las transacciones. Mientras que los sistemas heredados como PayPal pueden procesar alrededor de 200 transacciones por segundo (tps) y Visa incluso 56.000 tps, Ethereum sólo gestiona actualmente un máximo de 20 tps, mientras que Bitcoin sólo alcanza una capacidad de 7 transacciones por segundo. Esta es la razón por la que Bitcoin y Co. no están a la altura de los sistemas de pago actuales de nuestro tiempo.

Pero, ¬Ņpor qu√© existe esta limitaci√≥n t√©cnica? La respuesta es simple: Los protocolos de cadena de bloques no son lentos debido a alguna barrera inherente de escalabilidad. La restricci√≥n es m√°s bien el resultado de una decisi√≥n “consciente”: construir una red de bloqueos descentralizada. Uno de los elementos centrales de las cadenas de bloques p√ļblicas como Bitcoin y Ethereum es dar a todos la posibilidad de operar un nodo de red. Cada nodo procesa cada una de las transacciones y, por lo tanto, tiene que almacenar todo el historial de transacciones de la cadena de bloques en su ordenador. Las cadenas de bloqueo p√ļblicas son tan fuertes como su eslab√≥n m√°s d√©bil. La escalabilidad y, por lo tanto, el rendimiento y la velocidad de las transacciones dependen de la capacidad del nodo m√°s d√©bil. Por supuesto, los nodos d√©biles podr√≠an ser descartados, pero entonces se da√Īar√≠a la propiedad crucial de la resistencia a la censura, ya que algunos miembros de la red quedar√≠an deliberadamente excluidos. Por lo tanto, es este dilema entre la descentralizaci√≥n, la seguridad y la escalabilidad lo que impide que blockchain logren la velocidad de las transacciones y el rendimiento de sistemas tradicionales como Visa o PayPal.

La solución de Blockchain

La investigación en las comunidades Bitcoin y Ethereum está en continuo movimiento. En cada ecosistema se están desarrollando soluciones de escalamiento. Por el lado de Bitcoin, Lightning Network y RootStock son dos de los enfoques más conocidos. En Ethereum, soluciones como Sharding, Plasma, o Caspar están al principio de la lista. Intentos como el Lightning Network o Sharding sugieren que la respuesta a la pregunta de escalado es que no todos los participantes Рo nodos de la red Рnecesitan conocer toda la información en todo momento para mantener la red sincronizada. Este enfoque es algo en lo que también se basa el DAG o gráfico acíclico dirigido.

Un DAG trabaja seg√ļn un esquema “horizontal”, mientras que una cadena de bloques se basa en una arquitectura “vertical”. Con la cadena de bloques, los mineros crean nuevos bloques que se a√Īaden a la cadena de bloques. Por otra parte, la estructura “horizontal” de los DAG permite que las operaciones se vinculen directamente a otras operaciones sin ponerlas en primer lugar en un bloque. De esta manera no hay necesidad de esperar a que se confirme el siguiente bloque. Al mismo tiempo, no todos los participantes de la red tienen que confirmar la actualizaci√≥n del bloque. Dado que el concepto DAG no tiene ni bloques ni mineros, no existe una cadena de bloques llena de transacciones y, por lo tanto, no existe una “cadena de bloques”. La estructura de un DAG es mucho m√°s parecida a una red “laber√≠ntica” de numerosas transacciones. Esta es la raz√≥n por la que a menudo se le llama Tangle – un t√©rmino que aparece una y otra vez, especialmente en relaci√≥n con el proyecto IOTA. En su n√ļcleo, sin embargo, el Tangle tiene las mismas propiedades que una cadena de bloques: sigue siendo una base de datos distribuida basada en una red peer-to-peer. As√≠, el Tangle es tambi√©n un mecanismo de validaci√≥n para la toma de decisiones distribuida.

¬ŅC√≥mo funciona la mara√Īa?

La mara√Īa se crea enlazando transacciones individuales en la red. La vinculaci√≥n es una consecuencia del hecho de que cada nueva transacci√≥n no confirmada debe confirmar una o dos transacciones adicionales antes de que la transacci√≥n no confirmada pueda ser procesada y confirmada. A diferencia de la cadena de bloqueo de Bitcoin o Ethereum, no son s√≥lo los mineros los responsables de la confirmaci√≥n de las transacciones. En el caso de la mara√Īa, esta tarea de procesar y aprobar nuevas transacciones es responsabilidad de todos los participantes activos de la mara√Īa o de la red. De este modo, no s√≥lo se confirman las nuevas operaciones a√Īadidas, sino que tambi√©n se confirma indirectamente todo el historial de operaciones. El “emisor de la transacci√≥n” no paga una comisi√≥n directa por el procesamiento de sus propias transacciones, sino que s√≥lo paga indirectamente (con el poder del ordenador) mediante la confirmaci√≥n de otras transacciones.

 

Las operaciones en el grafo que todav√≠a no se han confirmado se denominan com√ļnmente “consejos”. Para obtener la confirmaci√≥n, estos “consejos” tienen que confirmar otras transacciones. Un algoritmo llamado Markov chain Monte Carlo asegura que los participantes de la red no s√≥lo confirmen sus propias transacciones.

La razón por la que hay que confirmar las transacciones es obvia: hay que evitar el problema del doble gasto. Al igual que con una cadena de bloques regular, las unidades de criptomoneda Рen el caso de IOTA el token de IOTA Рdeben ser detenidas de los intentos de doble gasto. Por ejemplo, si Alice envía diez fichas IOTA a Bob, Charlie comprueba el saldo de las fichas IOTA de Alice antes de esta transacción. Si Alice sólo tenía cinco fichas de IOTA, entonces su saldo sería demasiado bajo para que la transacción fuera válida. Charlie no querrá confirmar esta transacción porque tiene interés en que se confirme su propia transacción y lo más probable es que esto sólo suceda si él mismo no valida ninguna transacción inválida.

Como su nombre indica, la mara√Īa es, en √ļltima instancia, una mara√Īa de transacciones. El Enredo tiene un concepto llamado “confianza de confirmaci√≥n” de modo que no se forman dos ramas separadas en este “laber√≠ntico” grupo de transacciones en el que Alice ha emitido el mismo token de IOTA dos veces. Porque este es el nivel de confianza y aceptaci√≥n que el resto de la mara√Īa da a una transacci√≥n. Por lo tanto, cada transacci√≥n tiene un porcentaje determinado, dependiendo del n√ļmero de propinas (transacciones no confirmadas) que la acepten. Con ello se pretende garantizar que s√≥lo prevalezca una rama, a saber, la de mayor confianza en la confirmaci√≥n.

Es este concepto el que deber√≠a permitir un mejor escalado de cualquier proyecto DAG. Lo que causa un atasco de tr√°fico en una cadena de bloques y ralentiza la red deber√≠a hacer que una mara√Īa sea a√ļn m√°s seguro y r√°pido: Cuantos m√°s participantes en la red y cuantas m√°s transacciones se procesen, mejor ser√° el procesamiento de las transacciones pendientes – eso es lo que dice la teor√≠a. Hasta ahora, la red IOTA sigue siendo bastante peque√Īa, raz√≥n por la cual no se puede validar con seguridad la reclamaci√≥n. Sin embargo, los mayores proyectos de mara√Īa, IOTA y Nano, indican que actualmente pueden procesar ~1.000 y 7.000 tps respectivamente.

IOTA – ¬ŅLa columna vertebral del Internet de las cosas?

El proyecto IOTA surgi√≥ de una puesta en marcha de hardware que trabajaba en un nuevo microprocesador trinario llamado “Jinn”. En el futuro, este componente de hardware deber√≠a permitir que cada veh√≠culo, cada microondas y cada frigor√≠fico se comunique a trav√©s de la red IOTA sin funcionar como un ordenador normal. Desde el comienzo de su desarrollo, el proyecto IOTA, debido a su inherente escalabilidad, se ha visto como la soluci√≥n predestinada para el obvio problema del procesamiento eficiente de transacciones en una futura econom√≠a de m√°quinas.

Hoy en d√≠a, los expertos apenas parecen cuestionar el hecho de que nuestro mundo se convertir√° en un gran Internet de las cosas. Ya hoy en d√≠a nuestro smartphone produce grandes cantidades de datos. Imag√≠nese cu√°nto mayor ser√° la cantidad de datos cuando nuestro coche se convierta en un smartcar, nuestra casa en un smarthome y nuestra ciudad en una smartcity. En nuestro tiempo, donde los datos son el petr√≥leo digital y por lo tanto un nuevo tesoro, los ingresos generados por el negocio de datos ser√°n enormes. Por supuesto, estos valores no deber√≠an ser cosechados simplemente por las grandes empresas de tecnolog√≠a. Como protocolo agn√≥stico universal, la IOTA podr√≠a funcionar como una “red de m√°quina a m√°quina” p√ļblica, descentralizada y autorreguladora a trav√©s de la cual las m√°quinas respectivas puedan comunicarse de forma independiente sin intermediarios y, por lo tanto, transferir valores.

Un ejemplo futurista, aunque a menudo mencionado, es el de un coche inteligente. Este veh√≠culo inteligente podr√≠a tener una identidad y un “monedero electr√≥nico” alg√ļn d√≠a. Con este equipo, el coche inteligente podr√≠a pagar varios servicios como el combustible (en el futuro probablemente electricidad en lugar de gasolina), el seguro, el lavado o los peajes. Incluso el pago de un ticket de aparcamiento deber√≠a ser posible, especialmente porque la red IOTA no tiene ninguna tasa de transacci√≥n real y por lo tanto parece estar predestinada a “micro-pagos”, es decir, pagos muy peque√Īos.

Por lo tanto, el veh√≠culo del futuro no s√≥lo deber√≠a ser un coche de auto conducci√≥n, sino que tambi√©n deber√≠a pagar de forma aut√≥noma por los servicios utilizados y ser capaz de ofrecer sus propios servicios. El concepto de “movilidad como servicio” podr√≠a resultar m√°s atractivo en una econom√≠a de m√°quinas de este tipo impulsada por la red IOTA. Siempre que uno de los propietarios del veh√≠culo no necesite su veh√≠culo, su coche podr√° ofrecer sus servicios de conducci√≥n a los pasajeros de pago. Al llevar a los clientes y cobrar la cuota a trav√©s de la billetera electr√≥nica, el coche genera una especie de ingreso pasivo para el propietario en lugar de simplemente sentarse en un aparcamiento. Como agente econ√≥mico aut√≥nomo, las posibilidades de un veh√≠culo de este tipo en el futuro parecen ser ilimitadas. En √ļltima instancia, los seres humanos nos beneficiamos porque nuestro tiempo puede ser optimizado de manera m√°s eficiente. Por ejemplo, si un pasajero tiene mucha prisa, tambi√©n puede ordenar al veh√≠culo que haga que otros veh√≠culos que tengan menos prisa se salgan de su camino – obviamente, una tarifa ser√≠a pagados directamente a otros veh√≠culos a trav√©s de la red de IOTA usando fichas de IOTA para despejar el camino.

Los fundadores de la red IOTA están bastante seguros de sí mismos: Mientras que la humanidad ya está creando el Internet de los objetos digitalizándolos y equipándolos con sensores, la IOTA debería tener el potencial de hacer posible un paso más allá: Una economía de cosas en la que los datos y los dispositivos de IA pueden compartir sus activos digitales de forma autónoma a través de los mercados de la nueva economía de máquinas.

En cuanto a la IOTA, uno de los hechos m√°s impresionantes es que el proyecto ha logrado establecer una fundaci√≥n en Alemania. Esto es sorprendente porque Alemania es considerada como uno de los pa√≠ses m√°s dif√≠ciles para establecer una fundaci√≥n. Adem√°s, la fundaci√≥n IOTA tiene asesores influyentes en el consejo de administraci√≥n de su fundaci√≥n. Por ejemplo, el “CDO” Johann Jungwirth de Volkswagen es miembro de la Junta Directiva. Robert Bosch Ventures tambi√©n es miembro del consejo asesor y su fondo ya ha realizado importantes inversiones en IOTA.

A mediados de abril se puso en marcha en los Países Bajos la primera estación de carga de vehículos eléctricos del mundo, donde se puede realizar la carga y el pago con IOTA. El cargador fue instalado por ElaadNL, un instituto de investigación para la innovación. Para el equipo de IOTA, este es uno de los primeros pasos hacia la adopción en el mundo real.

 
 

Recientemente, el equipo de IOTA revel√≥ el secreto tan esperado sobre el llamado Proyecto Q. Con Qubic, el protocolo IOTA no s√≥lo soportar√° contratos inteligentes y or√°culos, sino tambi√©n una forma de computaci√≥n distribuida. Esto hace que el IOTA mara√Īa sea programable. Al mismo tiempo, las micro transacciones gratuitas deber√≠an garantizar que la potencia de computaci√≥n externa y distribuida pueda utilizarse para la mara√Īa de IOTA. El objetivo de Qubic es poner a disposici√≥n de la IOTA mara√Īa la potencia de c√°lculo no utilizada a escala mundial para mejorar a√ļn m√°s el rendimiento de la red IOTA. Seg√ļn los fundadores de IOTA, el proyecto Qubic es uno de los hitos m√°s importantes.

Hashgraph – La √ļltima excitaci√≥n entre los DLTs

Adem√°s de la mara√Īa, el t√©rmino “Hashgraph” tambi√©n est√° causando una gran conmoci√≥n en el mercado. Esta tecnolog√≠a recientemente desarrollada tambi√©n entra dentro de la categor√≠a de tecnolog√≠as de ledger distribuido (DLT).¬† La idea de Hashgraph fue desarrollada por Leemon Baird a mediados de 2016 y fue originalmente concebida para el sector empresarial privado.¬† La propiedad intelectual de Hashgraph est√° en manos de Swirlds, una empresa fundada por Baird Swirlds distribuye un programa de desarrollo de software que permite a cualquiera experimentar con la “Hashgraph Consensus Library”.¬† Con CULedger, un consorcio de 6.000 bancos cooperativos en Norteam√©rica, Hashgraph ya ha encontrado un cliente potente que utiliza su software privado Hashgraph e incluso lo ha preferido a otras alternativas como Hyperledger.

Debido a este √©xito en el sector corporativo, Swirlds ha lanzado la “Plataforma Hashgraph de Hedera” con el objetivo de impulsar la tecnolog√≠a patentada de Hashgraph de Swirlds para el desarrollo de una red p√ļblica de Hashgraph. Mientras el c√≥digo fuente del Hashgraph de Hedera est√© disponible p√ļblicamente y cualquiera pueda formar parte del ecosistema Hashgraph de Hedera como nodo de red, el proyecto seguir√° teniendo un modelo de gobierno similar al de Visa.¬† Esto significa que habr√° 39 organizaciones que formar√°n una especie de consejo de liderazgo.¬† Actualmente se est√°n ultimando los t√©rminos exactos y se anunciar√°n los 39 miembros. Debido a esta estructura con un √≥rgano de gesti√≥n, no ser√° posible dividir el c√≥digo fuente para crear un proyecto alternativo utilizando un trabajo duro.

¬ŅC√≥mo funciona el Hashgraph?

Al igual que con la mara√Īa, el concepto de Hashgraph ya no se basa en bloques que se juntan cronol√≥gicamente para formar una cadena. En vez de eso, los llamados eventos, que se entrelazan entre s√≠ – de ah√≠ el nombre “Hashgraph”. La siguiente informaci√≥n est√° contenida en estos “eventos”: una marca de tiempo, dos hashes padres diferentes y una o m√°s transacciones.

Mientras que en una cadena de bloques el nodo ganador tiene la posibilidad de a√Īadir el nuevo bloque con transacciones a la cadena existente, en el Hashgraph todos los nodos de toda la red se informan entre s√≠ sobre el √ļltimo estado e “intercambian” su informaci√≥n entre s√≠. Al igual que en una mara√Īa, se crea un diagrama de conexi√≥n de “eventos” o transacciones, y las transacciones se organizan de acuerdo con una secuencia cronol√≥gica de tiempo. Este historial de transacciones permite un consenso sobre la secuencia de transacciones individuales.

 

 

Con el concepto Hashgraph, la información necesaria dentro de la red también se transfiere a través del llamado protocolo Gossip, un protocolo de comunicación. Para diseminar información dentro de una red, el protocolo Gossip es considerado el método más rápido y eficiente de comunicación entre diferentes ordenadores. Cada ordenador pasa la información recibida a una computadora seleccionada al azar. Esto conduce a una difusión exponencial de la información en toda la red.

Sin embargo, la mera difusi√≥n de informaci√≥n dentro de la red no es suficiente para lograr un consenso sobre la informaci√≥n compartida. Para ello, cada participante de la red debe conocer el historial exacto de las transacciones y, por lo tanto, la secuencia exacta de cada una de ellas, lo que est√° garantizado por las marcas de tiempo ya mencionadas. Por lo tanto, el algoritmo de consenso de Hashgraph utiliza el enfoque “Gossip-about-Gossip”. Cada ordenador dentro de la red comparte todo su conocimiento sobre qu√© cuentas de red hablaron con qu√©, con qui√©n y cu√°ndo. O m√°s t√©cnicamente hablando: Cada ordenador comparte todos sus conocimientos sobre el Hashgraph, que es el orden exacto de todas las transacciones que se realizan en la red. Debido a que cada participante de la red siempre tiene el Hashgraph actual, cada ordenador conoce el historial completo de transacciones. Todos los participantes saben que todos los dem√°s participantes de la red tienen toda la informaci√≥n relevante sobre las transacciones y su pedido. Esta circunstancia permite lo que se denomina “votaci√≥n virtual” porque todos los nodos de la red tienen una copia del historial de transacciones e informaci√≥n sobre qui√©n recibi√≥ la informaci√≥n y en qu√© momento, cada participante puede calcular c√≥mo se comportar√° cada uno de los otros participantes de la red. Por lo tanto, cada nodo conoce la decisi√≥n del otro, sin que se haya tomado una decisi√≥n efectiva, es decir, un “voto”. Sobre la base de esta “votaci√≥n sin voto”, existe un consenso entre los participantes de la red, aunque no tienen que llevar a cabo un procedimiento de coordinaci√≥n entre ellos que requiere muchos recursos.

 

Curiosamente, los algoritmos de votaci√≥n utilizados para el Hashgraph ya tienen m√°s de 35 a√Īos y se utilizan en una forma ligeramente modificada. Estos son tan √ļtiles porque tienen un nivel de seguridad matem√°ticamente probado que, hasta el momento, no puede ser superado. Los expertos detr√°s de Hashgraph por lo tanto afirman – y se refieren a la evidencia matem√°tica – que Hashgraph es la √ļnica tecnolog√≠a DLT que es A-BFT (as√≠ncrona bizantina de tolerancia a fallos). Seg√ļn ellos, esto significa: Mientras menos de 1/3 de los participantes de la red no tengan intenci√≥n de defraudar a la red, siempre se puede encontrar un consenso entre los ordenadores sobre el estado de la red y el historial de transacciones.

El Plan para la Visión Futura del Hashógrafo

Como una forma de tecnología DLT, el Hashgraph también pretende cambiar radicalmente la estructura y organización del Internet actual y, con ella, del mundo. Cada vez es más evidente que Internet en su forma actual tiene graves deficiencias, algunas de las cuales se deben a defectos de nacimiento originales. Hoy en día, las grandes instalaciones de servidores centralizados son las piedras angulares de nuestra Internet global. Debido a estos puntos neurálgicos de ataque, cosas como hacks, spam, ataques de BotNet o DDoS son parte de la vida cotidiana en línea. Una y otra vez se nos recuerda este hecho en la realidad.

Hashgraph se ve a s√≠ mismo como una soluci√≥n potencial para estos problemas. Con Hashgraph, deber√≠a ser posible crear una “Internet de Mundos Compartidos” que minimice los numerosos riesgos de seguridad que existen hoy en d√≠a y al mismo tiempo elimine el aislamiento. Adem√°s, esta nueva Internet impulsada por Hashgraph deber√≠a permitir en el futuro a cada uno crear su propio mundo, su propia comunidad, ya que adem√°s de una seguridad inadecuada, Internet tambi√©n sufre de aislamiento. Lo que esto significa es que Internet en su conjunto consiste en sistemas aislados en masa que no est√°n conectados entre s√≠ por defecto, lo que hace que la comunicaci√≥n entre estos silos separados sea tediosa y compleja. Aunque Internet parece ser una red perfectamente interconectada en la superficie, sigue estando formada por innumerables mundos separados que requieren muchos recursos.

El protocolo de gr√°fico de hash, que a diferencia de los protocolos de cadena de bloques convencionales ya permite la escalabilidad en su protocolo b√°sico, est√° dise√Īado para cambiar fundamentalmente el modelo de almacenamiento de datos de Internet tambi√©n. Seg√ļn los expertos, el almacenamiento de datos debe estar ampliamente distribuido a trav√©s de las redes y dentro de ellas. Para el suministro de su capacidad de almacenamiento de datos, los participantes de la red correspondientes ser√≠an remunerados sobre el terreno mediante micro pagos. El financiamiento de grandes unidades de servidores centralizados para el almacenamiento de datos ya no ser√≠a necesario, dicen los defensores que creen en la visi√≥n de Hashgraph. En el coraz√≥n de esta nueva Internet estar√≠an las tecnolog√≠as DLT, como la gr√°fica hash, que captura de forma transparente toda la informaci√≥n importante sobre la comunidad. Si las aplicaciones de Internet se basaran en la tecnolog√≠a Hashgraph, los participantes podr√≠an estar seguros de que las reglas definidas por el protocolo se aplicar√≠an de manera justa para todos, ya que est√°n protegidas y se aplican mediante criptograf√≠a y matem√°ticas. De esta manera, las comunidades individuales podr√≠an comunicarse sin problemas entre s√≠ a trav√©s de las tecnolog√≠as DLT y llegar a un consenso en este nuevo mundo de mundos compartidos digitalmente.

Los conocedores de Hashgraph tambi√©n insisten en otro punto importante: Esta tecnolog√≠a tambi√©n puede hacer que Internet sea m√°s r√°pida. La actual Internet basada en el liderazgo, que se basa en servidores centrales que tienen que enrutar todo el tr√°fico de datos a trav√©s de todo el sistema, nos parece r√°pida. Sin embargo, si Internet se basara en una tecnolog√≠a DLT como el Hashgraph, ser√≠an posibles velocidades a√ļn mayores. Con su red privada Hashgraph, Swirlds ha logrado una mayor velocidad de transacci√≥n en los intentos de prueba que la red Visa actual. Aqu√≠ tambi√©n, los visionarios de Hashgraph ven otra raz√≥n por la que su protocolo podr√≠a mejorar la Internet existente.

La Mara√Īa y Hashgraph – ¬ŅPueden cumplir sus promesas?

como se describe al principio de este cap√≠tulo, los enfoques innovadores como la mara√Īa o el Hashgraph son vistos como la pr√≥xima generaci√≥n en la todav√≠a joven historia de la tecnolog√≠a DLT. La libre competencia en el mercado est√° impulsando a√ļn m√°s la innovaci√≥n. La velocidad con la que avanza la innovaci√≥n es asombrosa, pero la rivalidad mutua entre los proyectos a menudo se convierte en una verdadera animosidad. Los debates degeneran en batallas de barro infantiles, que hacen poco por hacer avanzar el mundo de la criptograf√≠a, la cadena de bloques y la DLT en su conjunto. Es dif√≠cil para los inversores hacer un seguimiento de todas las acusaciones y cr√≠ticas baratas, cargadas emocionalmente y a menudo personales, y llegar a una evaluaci√≥n razonable de las posibles ganancias de capital de cada criptomoneda.

Sin embargo, una de las objeciones m√°s significativas debe ser descrita brevemente: En el caso de un DAG, no hay un estado de red global, ya que un DAG (Mara√Īa y Hashgraph) no tiene bloqueos y se basa en cierta medida en el principio del consenso regional. Esto significa que los participantes de la red ya no almacenan todas las transacciones, sino s√≥lo los datos “locales” de sus “vecinos” y dependen de “otras regiones” para hacer lo mismo cuidadosamente. La √ļltima pregunta aqu√≠ es si este concepto de regionalismo puede realmente prevenir los ataques de doble gasto. Para ser justos, hay que decir que la misma pregunta surge en las empresas de escalado de Ethereum que quieren aprovechar la soluci√≥n de escalado.

Tambi√©n se teme que la mara√Īa y Hashgraph asuma un gran tama√Īo de datos debido a su escalabilidad y que esto conduzca a la centralizaci√≥n entre los nodos de la red que mantienen la red en funcionamiento. IOTA y Hashgraph Hedera parecen tener una soluci√≥n para este problema: anunciaron acortar regularmente la mara√Īa o Hashgraph. Por supuesto, esto significar√≠a, sin embargo, que las redes podr√≠an introducir de nuevo ciertos puntos de ataque neuronales centralizados. Los responsables de ambos proyectos argumentan que los coordinadores de la mara√Īa y el consejo de liderazgo del Hashgraph s√≥lo tienen una funci√≥n de apoyo. Una vez que los dos proyectos alcanzaran un cierto tama√Īo y relevancia, estas “ruedas de apoyo” ya no ser√≠an necesarias, sobre las que los coordinadores de la IOTA y el Hashgraph Leadership Council perder√≠an influencia. Para entonces, el problema de los grupos de datos demasiado grandes tambi√©n podr√≠a haberse resuelto. Hasta entonces, sin embargo, mucho tiene que suceder, y los proyectos deben alcanzar primero la escala prometida. Aunque tanto la mara√Īa como el Hashgraph parecen prometedores, todav√≠a no han proporcionado la prueba final y pr√°ctica de lo que se afirma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *